Aprender... de todo.

Este post es para contarles mi experiencia estudiando diferentes cosas. Si bien mi area (facultad) comenzó siendo comunicación, siempre con un intenso interés en el audiovisual. Luego me especialice realizando un Master en Producción de cine y tv. Y finalmente quería entender un poco más de negocios y me especialicé en business management pero enfocado en las industrias creativas.

Photo by olia danilevich from Pexels

Lo que no muchos saben es que siempre me gusto aprender cosas nuevas, sin ponerme mucha presión, probé hacer de todo desde muy chica. Antes de entrar a primer grado ya había estudiado ballet (odiaba), música y piano (fui parte de una banda de niños) y por supuesto inglés. Pase por clases de cómo realizar velas, carteras, bijou, costura, francés (10 años), órgano, guitarra, canto (esto no era lo mío), historia del arte, y hasta diseño de moda. Además tengo certificaciones internacionales en bartender y como barista. Incluso cuando estudiaba el último master, la universidad tenía clases de idiomas gratuitas y opte por aprender un poco de italiano. Quién sabe cuántas otras cosas que ni recuerdo.


Esto no es para contar lo que estudie sino como cada una de estas cosas me dio un apetito por aprender de diferentes temas y sobre diferentes areas. Creo que a veces necesitamos salir un poco de nuestro propio tema y sector para desarrollar otras habilidades y abrir más nuestra mente. Si bien nunca me desempeñe como barista, me da placer disfrutar de un buen café bien hecho y me trae felicidad entender un poco mas de ese apasionante mundo.


Demás está decir que todas estas pequeñas habilidades que vamos aprendiendo nos pueden dar un ingreso extra si deseamos perseguir. Ahora es mucho más fácil crear un curso online aunque sea para principiante en el tema que nos parezca. En algún momento muchas de estas cosas que aprendí me facilitaron ganar un extra que de otra forma no hubiera podido, aún más viviendo en el exterior, donde me sirvió para ahorrar y viajar.


En algún momento personas cercanas se preocuparon ya que no parecía lo suficientemente enfocada en un sector. Hoy creo que todo lo que pude aprender lo enfoco en diferentes aspectos de la vida. Y sobre todo, me divierte hacer cosas diferentes a las que hago todos los días.


Incluso estudiando el master en producción teníamos clases que no me interesaban o no me parecían relevantes para un productor, un ejemplo era la de actuación. Cabe aclarar que no era la única en el curso que pensaba así. Pero, estaba yo muy equivocada. Termino siendo una de las clases favoritas y sobre todo una de las que mas nos ayudó a cada uno y como grupo.


Hacer ejercicios de actuación nos dio una confianza mutua y una seguridad personal que antes no teníamos. Hubo un antes y un después de esa clase. Hoy me doy cuenta que personalmente me sirvió para enseñar, para hablar en público e incluso para dirigir reuniones con grandes grupos. Esa confianza tal vez no la hubiera tenido de otra forma y nunca me hubiera imaginado encontrarla en una clase de actuación.


Con esto no quiero decir que hoy me sea fácil estudiar o aprender cosas nuevas, definitivamente cada vez hay menos tiempo y más cansancio. Pero trato de no perder ese asombro a lo desconocido porque sobre cualquier tema podemos conocer un poco más y sin lugar a dudas actualmente que todo está a un clic de distancia. Lo positivo es que las mismas ganas de aprender tengo de enseñar y eso me permite compartir mi conocimiento con ustedes.